Viaje Misionero/Mission Trip: Sicuani – Cusco, Peru – Junio, 2012

Esta galería contiene 7 fotos

Galería | Deja un comentario

El Dia del Trabajo – Labor Day

Día del Trabajo 2013

Labor Day 2013

By: Juan Ancalle

De acuerdo al sitio de internet oficial del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, el “Labor Day” o “Día del Trabajo, es el primer lunes de septiembre, tiene su origen en el movimiento obrero y es dedicado a los logros sociales y económicos de los trabajadores estadounidenses. Constituye también, un homenaje nacional y anual a las contribuciones que los trabajadores han hecho a la fortaleza, prosperidad y el bienestar de nuestro país”[1].

En el mismo sitio se describe el proceso legislativo que tuvo lugar hasta constituirse en un feriado nacional. Menciona que algunos registros señalan que Peter McGuire, Secretario general de la Hermandad de Carpinteros y cofundador de la Asociación Americana del Trabajo, fue el primero en proponer el Día del Trabajo, quien dijo: “Quienes de la ruda naturaleza han calado y tallado toda la grandeza que contemplamos”. El Día de Trabajo se celebra desde que el congreso nacional paso la legislación el 23 de Junio de 1894.

Como se puede ver este feriado nacional originalmente celebra el trabajo duro de los trabajadores de toda la nación, pero al constituirse en un feriado nacional involucra a todos los que de alguna y otra manera participan en la producción debida al trabajo en nuestro país.

Cuando vemos la perspectiva Bíblica del trabajo, podemos ver que el trabajo fue establecido por Dios aun antes de la caída en el huerto del Edén cuando en hombre y la mujer fueron creados por Dios (Génesis 2:15) Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.[2] Lo que revela la voluntad de Dios de darle al hombre la responsabilidad de trabajar y cuidar el huerto del Edén. En otras palabras Dios creo al hombre, le proveyó los medios para su sostenimiento y le dio la responsabilidad de trabajar manteniéndola.

Después que el hombre y la mujer desobedecieron a Dios en el huerto del Edén, el trabajo siguió siendo trabajo, eso no cambio en la perspectiva de Dios, el hombre seguía siendo responsable de trabajar, pero las condiciones de trabajo cambiaron; la tierra fue maldecida por causa de la desobediencia (Génesis 3:17-19) 17Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. 18Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. 19Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.[3] Es evidente que ya no vivimos en el huerto del Edén, desde que nuestros padres fueron expulsados por Dios y la consecuencia inmediata, es que el trabajo requiere literalmente “el sudor de nuestro rostro”. Recordando las palabras de Peter McGuire refiriéndose a los trabajadores estadounidenses: “Quienes de la ruda naturaleza han calado y tallado toda la grandeza que contemplamos”, no son nada mas y nada menos que una descripción, de lo sacrificado y esforzado que significa conseguir y contemplar los resultados del trabajo, corroborando así las consecuencias de la caída en desobediencia a Dios descrita en pasaje anterior.

Mas tarde Dios ratifica el trabajo en el monte Sinaí cuando Dios establece el Día de reposo (Éxodo 35:1-3) 1Moisés convocó a toda la congregación de los hijos de Israel y les dijo: Estas son las cosas que Jehová ha mandado que sean hechas: 2Seis días se trabajará, mas el día séptimo os será santo, día de reposo* para Jehová; cualquiera que en él hiciere trabajo alguno, morirá. 3No encenderéis fuego en ninguna de vuestras moradas en el día de reposo.*[4]  Esta es la perspectiva Bíblica del trabajo, no solamente Dios establece los días en que el hombre debe trabajar, sino también establece que el hombre debe descansar y dedicarse a Dios. Aunque no estamos mas bajo la ley de Moisés, los principios establecidos en cuanto al trabajo y descanso dedicado a Dios, son principios establecidos por Dios.

La Biblia habla también de lo opuesto al trabajo, que es la pereza y que a consecuencia de esto la persona puede llegar a ser pobre (Proverbios 6:6-11)

6 Ve a la hormiga, oh perezoso,

Mira sus caminos, y sé sabio;

   7 La cual no teniendo capitán,

Ni gobernador, ni señor,

   8 Prepara en el verano su comida,

Y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento.

   9 Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir?

¿Cuándo te levantarás de tu sueño?

  10 Un poco de sueño, un poco de dormitar,

Y cruzar por un poco las manos para reposo;

  11 Así vendrá tu necesidad como caminante,

Y tu pobreza como hombre armado. [5]

Una vez mas esto revela la voluntad de Dios para todos los hombres respecto de la responsabilidad del trabajo para su sostenimiento. Si el hombre descuida el trabajar esto le pudiese producir como consecuencia la pobreza, o el carecimiento de recursos para su familia.

El Señor Jesucristo nos muestra una perspectiva mas clara de lo que significa el trabajo, y el descanso dedicado a Dios, cuando sana al paralitico de Betesda y es acusado de quebrantar el Día de reposo (Juan 5:17:18) 17Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo. 18Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo,* sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios. [6] Lo que el Señor Jesucristo esta enseñando, es que aunque estemos en un día de descanso, no debemos dejar de hacer el bien, así como lo dice (Éxodo 35:1-3) el Día de reposo o como creyentes, cuando tomamos días de descanso especiales para dedicarnos específicamente a Dios, estos no deben ser impedimentos para hacer el bien, pues tomar un tiempo para dedicarnos a Dios significa hacer el bien a nuestros semejantes también. A esto el Señor le llama trabajar así como Dios siempre trabaja haciendo el bien a todos. Así que no quebranto el descanso que el estableció antes hizo el bien a un necesitado.

Mas tarde el apóstol Pablo exhorta a los hermanos de Tesalónica a seguir su ejemplo de trabajo, ratificando una vez mas a obedecer lo establecido por Dios respecto del trabajo cuando el hombre fue creado en el huerto del Edén (2 Tesalonicenses 3:10-12) 10Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma. 11Porque oímos que algunos de entre vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino entremetiéndose en lo ajeno. 12A los tales mandamos y exhortamos por nuestro Señor Jesucristo, que trabajando sosegadamente, coman su propio pan.[7]

La celebración del Día del trabajo en nuestra nación nos hace recuerdo lo esforzado que significa gozar del fruto de nuestras manos, así como Dios lo afirmo después de la caída del hombre en el Huerto del Edén. También nos hace recuerdo que es bueno para Dios tener tiempos establecidos para trabajar y descansar, especialmente tomar descansos dedicados a Dios para meditar y reflexionar a cerca de nuestras propias vidas delante de nuestro Creador. También, debemos estar conscientes que el descuido del trabajo puede conducir al ser humano a la pobreza y por esto seamos ejemplo de trabajo y dedicación a nuestros hermanos y así les motivaremos a cumplir con esta responsabilidad que Dios nos ha encomendado.

Finalmente como dice la escritura en (Eclesiastés 5:19) Asimismo, a todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes, y le da también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios.[8] Disfrutemos hoy este Día del trabajo desde la perspectiva Bíblica, haciendo el bien y con agradecimiento a Dios pues es un regalo de Dios!


[1] Traducido del sitio de internet http://www.dol.gov/laborday/history.htm – United States Department of Labor, 2013

[2] Reina Valera Revisada (1960). (1998). (Ge 2:15). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[3] Reina Valera Revisada (1960). (1998). (Ge 3:17–19). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[4] Reina Valera Revisada (1960). (1998). (Ex 35:1–3). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[5] Reina Valera Revisada (1960). (1998). (Pr 6:6–11). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[6] Reina Valera Revisada (1960). (1998). (Jn 5:17–18). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[7] Reina Valera Revisada (1960). (1998). (2 Th 3:10–12). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[8] Reina Valera Revisada (1960). (1998). (Ec 5:19). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

Publicado en Perspectivas Teológicas | Etiquetado , , | 2 comentarios